martes, 12 de enero de 2010

Crónicas de El Cairo(VII): El Cairo Islámico (III): Norte de Khan el Khalili

(Esta entrada fue publicada en archipielagonoticias el 07 de enero de 2008 y corrresponde a una serie dedicada a una estancia de 8 días en El Cairo en diciembre de 2007)


Después de hacer el recorrido de Ibn Tulun a la ciudadela y una visita a las Tumbas de los Mamelucos en La Ciudad de los Muertos, seguimos recorriendo El Cairo Islámico empezando por el Norte de Khan el Khalili.


Khan el Khalili es el zoco de El Cairo, la zona más turística y más bulliciosa y animada de El Cairo Islámico. Los orígenes del suq se remontan a 1382, cuando el Emir Djaharks el-Khalili construyó un gran caravanserai para alojamiento de comerciantes, punto de referencia de la actividad económica en las zonas ubicadas en sus alrededores.

Visita obligada para compradores compulsivos, fanáticos del arte islámico y lectores de Naguib Mahfouz (el famoso Café Fishawi y el callejón Midaq que inspiró al callejón de los milagros se encuentran aquí), perderse por sus calles laberínticas es toda una experiencia. Khan el Khalili queda dividido en dos partes separadas por la calle Al-Azhar y empezamos la visita por la zona norte, en la calle al-Banhawi por las dos puertas construidas en 1807 como entrada norte de la ciudad amurallada de El Cairo fatimí, Bab el-Nasr (Puerta de las Victorias) y Bab el-Futuh (Puerta de las Conquistas), y entramos por la segunda.





Foto: Bab el-Futuh
Autora: Marta Leonor Vidal García



Caminando un poco a la izquierda, se encuentra una de las mezquitas más antiguas de El Cairo, la Mezquita al-Hakim, el sexto califa fatimí, construida a principios del año 1000, que conserva los dos minaretes más antiguos de la ciudad. Visitable negociando precio con el iman.




Foto: Mezquita al-Hakim
Autora: Marta Leonor Vidal García


Seguimos caminando hacia abajo por la calle Muizz al-Din Allah, la gran vía publica y calle comercial de la antigua ciudad medieval en época fatimí, bordeada de magníficos monumentos islámicos junto a tiendas de shishas (muy bonitas y en esta zona se puede comprar sin el “turisteo” del zoco), cafés locales, puestos callejeros de fruta o zumos de mango, naranja, pomelo y caña de azúcar (una libra y media mas o menos el zumo).


En una de las calles perpendiculares a la izquierda (calle Dahab), encontramos la espléndida mansión Beit al-Suhaymi, antigua residencia de la época mameluca de un cheij de al-Azhar del siglo XVII, que está unida a otra mansión, Beit Al-Gafaar. Un conjunto impresionante que bien vale el precio de la entrada (25 libras).




Foto: Beit al-Suhaymi
Autora: Marta Leonor Vidal García


Después de la visita a Beit-el-Suhayimi, volvemos a la calle Muizz al-Din Allah y seguimos hacia bajo, encontrando a la izquierda la Mezquita al-Aqmar (1125) donde no hay entrada oficial (se deja una propina al vigilante). Su preciosa fachada de piedra es de las más antiguas de El Cairo.





Foto: Mezquita al-Aqmar
Autora: Marta Leonor Vidal García


Siguiendo hacia abajo tenemos a la izquierda la Sabil Kuttab de Abd al-Rahman Katkhuda (entrada 10 libras) donde estuvo una fuente y una madrasa (Al Kamiliya) del año 1225, que conserva azulejos azules. Siguiendo la calle hacia abajo a la derecha tenemos un complejo de varios palacios de la era fatimí. La Madrasa Khanqah del Sultán Al-Zahir Barquq (1386).





Foto: Minarete de la Mezquita de Al-Zahir Barquq
Autora: Marta Leonor Vidal García

Pegada a ella, la Mezquita Mausoleo de An-Nassir Mohamed, con una curiosa entrada gótica incautada en una iglesia de Acre (estaba en obras pero pudimos entrar).




Foto: Entrada de la Mezquita an-Nassir Mohamed
Autora: Marta Leonor Vidal García

No hay entrada oficial en niguna de las dos, se deja una propina al vigilante y aconsejo cierta precaución con sablistas que merodean por la zona (ya estamos entrando en el núcleo más turístico de Khan el Khalili) y siguen a los extranjeros al interior para pedirles dinero sin ser el vigilante.

Siguiendo hacia abajo tenemos a la derecha el Mausoleo de Qalaun (1248-1293), con una mezquita-madrasa, un hospital y una tumba. Estaba en reformas y no pudimos entrar.




Foto: Mausoleo de Qalaun
Autora: Marta Leonor Vidal García

Desde la calle se ven otros monumentos no visitables, a la izquierda enfrente del Mausoleo de Qalaun se aprecia el Mausoleo de Al Saleh Nagm Ad-din Ayyub (1243-1250) y seguido de este la Sabil Kuttab de Khesro Basha (1535). En este cruce ya se nota que entramos a la zona mas comercial de Khan el Khalili , con puestos de shishas, plata, empieza a oirse el “hola,hola, pepsi-cola”, chapurreos hispano-italianos y reclamos de visitas a las tiendas.

Tenemos a la izquierda el Minarete de Al Salih Nagm al-Din Ayyub. (Cruzando bajo el arco se entra a una calle donde hay un centro comercial moderno con baños impolutos, que como ya tendrán ocasión de descubrir, no abundan en El Cairo).


Foto: Minarete de Al Salih Nagm al-Din Ayyub
Autora: Marta Leonor Vidal García


Si seguimos caminando recto por la calle Muizz al-Din Allah encontramos a la derecha la Mezquita del Sultan Al-Ashraf Barsbay (1423-1424) enfrente de la zona de las tiendas de especias. Visitable dejando una propina al vigilante.




Foto: Mezquita de Al-Ashraf Barsbay
Autora: Marta Leonor Vidal García


Pueden dedicar la tarde al “shopping” compulsivo en Khan el Khalili. El regateo está muy consolidado y hay que pelear mucho los precios. Los que se quieran ahorrar el regateo para los típicos souvenirs estandar (no altas calidades ni artículos especiales) hay una tienda muy conocida de un egipcio conocido como Jordi (casado con una catalana, evidentemente) donde los precios son fijos: Jordi 8, Khan el Khalili.


Compras típicas


Papiros. Se venden muy baratos, aunque la mayoría no son papiro auténtico sino hoja de platáno. Garantía total de autenticidad según la Lonely Planet sólo en el Instituto del papiro. Aqui dejo unos criterios. Salvo los de muy mala calidad, en otros casos no es tan fácil distinguir y se me plantea la duda metafísica de si existe tanta producción agrícola de papiro en Egipto como para que todos los guiris que queremos comprar “papiro auténtico” podamos comprar “papiro auténtico”.


Shisha (pipa de agua). Hay tres calidades por este orden: cobre, bronce y acero. Los precios que pongo son una referencia de la tienda de Jordi para la pipa grande, para que tengan una idea: cobre 120 libras-bronce 90-acero 70. Para comprar modelos de shishas más originales yo me iría a comprar donde indiqué antes, al principio de la calle Muizz al-Din Allah, antes de llegar a la zona turística. Allí hay un montón de puestos de modelos diferentes y no hay tanto turista.

Especias. El azafrán que vi no es azafrán auténtico, sino sucedáneo. Comino y pimienta sí me llevé.

Perfumes y esencias. En el puesto “Karama” que hay saliendo a la calle Al-Azhar a la izquierda, casi delante del puente elevado venden todo tipo de esencias. Siempre está concurrido de compradores locales. Compré esencia de rosa y jazmin.

También se puede comprar artículos de danza del vientre, alabastro, plata, piedras semipreciosas etc.. Para acabar una tarde en Khan el Khalili si coincide en miércoles y viernes, a las 8,30 hay un espectáculo gratuito de derviches que vale mucho la pena en la Wikala al-Ghouri (Al Tannoura Troupe, Sufi dance. Al Daranish). Dura una hora y media mas o menos. Avisan de que no se pueden sacar fotos, aunque no se respeta mucho la prohibición. Se llega cruzando el puente de paso elevado sobre la calle Al-Azhar y entrando una callejuela a la izquierda. Aprovechen, que vale la pena y es de las pocas cosas que les darán gratis en El Cairo.




Foto: Calle Al Azhar
Autora: Marta Leonor Vidal García



Ya sólo nos queda Al-Azhar, el sur de Khan el Khalili y la Mezquita Azul. Mi viaje a El Cairo toca a su fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada