viernes, 30 de junio de 2017

Georgia: Uplistsikhe: la ciudad excavada en la roca

La siguiente etapa del viaje era Uplishtike, uno de los asentamientos urbanos más antiguos de Georgia, a 10 kms de Gori, la ciudad natal de Stalin.


Foto: Uplishtike
Autora: Marta Leonor Vidal García

Uplishtike se extiende en una superficie de 8 hectáreas sobre un acantilado en el margen izquierdo del río Mtkvari (o Kura) a 10 kms de Gori.



Foto: río Mtkvari (Uplishtike)
Autora: Marta Leonor Vidal García


Mi consejo es que en Gori vayan primero a la oficina de turismo, donde me atendió una chica muy eficiente a la que pedí información sobre como llegar al yacimiento de Uplistsikhe. No es fácil localizar el acceso y sin sus orientaciones me hubiera perdido. Hay que seguir recto la Avenida de Stalin, bajar por un subterráneo y tras el segundo puente cambiar de dirección hacia la izquierda, donde encontrarán la carretera con el desvío a Uplistsikhe.



Mapa de Gori (Oficina de Turismo)


La entrada cuesta 3 GEL. La visita vale la pena.

Uplistsikhe, "la fortaleza del señor", es una ciudad excavada en la roca, con estilos que recuerdan a las culturas rupestres de Turquía e Irán. Me vinieron recuerdos de Kandovan.




Foto: Uplishtike
Autora: Marta Leonor Vidal García


Las edificaciones de Uplishtike cubren un amplio periodo desde la edad del hierro en el II milenio a.d.C. a la Baja Edad Media. Las excavaciones arqueológicas han descubierto numerosos objetos de diferentes épocas, incluyendo joyas de oro, plata y bronce, y muestras de cerámica y esculturas.




Foto: Uplishtike
Autora: Marta Leonor Vidal García


Ubicada en el corazón del antiguo reino de Iberia, fue un importante centro político y religioso del país del s. IV c. B.C. - IV c. A.D. mencionada en crónicas desde época antigua. A principios del siglo IV, entró en decadencia y perdió su posición frente a los nuevos centros de cultura cristiana.


Foto: Uplishtike
Autora: Marta Leonor Vidal García

Tuvo un periodo de renacimiento después de la conquista musulmana de Tblilisi en el s. VIII y IX cuando se convirtió en la residencia de los reyes de Iberia. En aquella época llegó a tener 20.000 habitantes y fue un enclave importante en la ruta de las caravanas. Terminó siendo definitivamente abandonada en el s. XIII cuando fue saqueada en las incursiones de los mongoles.


Uplishtike abarca un complejo de salas, cuevas, teatros, templos, altares paganos, túneles, prisiones secretas, farmacia, pasajes y calles. Algunas de las construcciones tienen nichos en la parte posterior o lateral, que pueden haber sido utilizadas con fines ceremoniales. Todas las construcciones son de piedra areniza.





Esta construcción de arco en punta excavado en la roca, conocida como el Teatro, es probablementre un templo del siglo I o II AD.



La bóveda está decorada con plafones de forma octogonal, una decoración de estilo romano.




Fotos: Teatro (Uplishtike)
Autora: Marta Leonor Vidal García



Esta edificación se conoce como Salón de la reina Tamara, aunque la susodicha reina nunca vivió aquí.Conserva dos columnas, nichos en arco y grandes pilones y un muro exterior semicircular.








Fotos: Salón de la reina Tamara (Uplishtike)
Autora: Marta Leonor Vidal García

Esta estructura corresponde a una botica, donde puede apreciarse varios niveles con pequeños espacios de almacenamiento para hierbas y mejunjes varios.



Foto: Botica  (Uplishtike)
Autora: Marta Leonor Vidal García

Muy cerca, un almacén de vino (marani).


Foto: Almacén de vino  (Uplishtike)
Autora: Marta Leonor Vidal García

Esta edificación del s. VI se conoce como la Basílica de las tres naves.



Fotos: Basílica de las tres naves (Uplishtike)
Autora: Marta Leonor Vidal García


El Gran Salón está ubicado en el distrito central. Fue objeto de varias remodelaciones durante la Edad Media.





Fotos: Gran Salón (Uplishtike)
Autora: Marta Leonor Vidal García


La mayoría de las cuevas están desprovistas de  decoración, aunque algunas de las edificaciones más grandes están cubiertas con bóvedas-túnel, con la piedra tallada imitando vigas de madera o con plafones, como estas decoraciones del Salón del Trono.




Fotos: Salón del Trono (Uplishtike)
Autora: Marta Leonor Vidal García


El Salón de una sola columna toma su nombre de una única columna central, a la que los arcos a sus cuatro lados le fueron añadidos en época muy posterior, siglos XIII-XIV.





Fotos: Salón de una sola columna (Uplishtike)
Autora: Marta Leonor Vidal García

En la cumbre del complejo hay una basílica cristiana de tres naves construida en piedra y ladrillo de los siglos IX-X, edificada sobre el emplazamiento de un antiguo templo pagano. La iglesia sobrevivió a la incursión de los mongoles, si bien se cargaron a 5000 monjes.




Fotos: Basílica cristiana (Uplishtike)
Autora: Marta Leonor Vidal García

La visita a Uplishtike definitivamente valió la pena y consumió todo el tiempo útil de la jornada. Ya no me dio tiempo de visitar el museo de Gori, donde se conservan objetos personales de Stalin y el vagón de tren que usó en sus desplazamientos a Yalta, Postdam y Tehran, que se encuentra en el exterior. Luego me confirmaron algunos usuarios del foro LosViajeros que tampoco era una visita imperdible. En cualquier caso no tenía margen. Tenía que llegar esa noche a Kutaisi y el trayecto fue matador, el segundo más agotador de Georgia, después de Kazbegi.

Anteriores entradas: Georgia y Armenia en 20 díasTbilisi: el centro históricoTbilisi: el margen izquierdo del río MtkvariTbilisi: la Avenida RustaveliMtskheta; la fortaleza de Ananuri. Kazbegi: Iglesia de Tsminda Sameba.

miércoles, 12 de abril de 2017

Georgia: Kazbegi: la iglesia de Tsminda Sameba

Salí de la fortaleza de Ananuri a las 18.00 sin una idea precisa de la distancia hasta Kazbegi. Calculé mal. El trayecto se hizo interminable. A partir de Gudauri la carretera se convirtió en una pesadilla. Iba atravesando pueblos fantasma, solo transitados por camiones de obras, bajo la lluvia, en una carretera sin asfalto, cortada por obras de reparación y llena de fango y piedras. Cruzar el pueblo de Kobi (nunca me olvidaré del nombre) fue un horror. Esudami, el siguiente punto del itinerario, no llegaba nunca, el sol se iba poniendo y el día se oscurecía en progresión paralela a mi propio agobio, en medio de pueblos abandonados sin asfaltar. No se veía Kazbegi por ningún lado. 

Por fin llegué ya de noche a un pueblo del que no pude ver el cartel y pregunté a un señor, que me dice que a Kazbegi solo se puede llegar en 4 x 4. Casi me termina de hundir en la miseria. Afortunadamente me entendió mal y pensó que me refería a la Iglesia de Kazbegi, llamada Kazbegi Sameba. El pueblo propiamente se llama Stepantsminda, nombre que toma de un monje, San Stephan, que construyó una ermita en la zona que actualmente ocupa la carretera militar georgiana.




Foto: Stepantsminda
Autora: Marta Leonor Vidal García


El dueño de la Guesthose, al que llamé al móvil, estaba oportunamente aparcado en la plaza y me guió en coche hasta la casa. La guesthouse estaba algo apartada del centro. Hay que subir por una cuesta empedrada junto a la casa de cambio. Seguir recto, derecha, y 3 calles a la derecha. La familia es amable pero solo habla ruso y tuve que tirar de diccionario. La habitación grande y cómoda de 3 camas, pero las sábanas eran de un tejido que parecía papel de lija de ferretería, así que opté por taparme con la colcha. Las ventanas no tenían cortinas opacas ni persianas, solo un visillo de gasa transparente con el que ya te despierta la luz al amanecer, como si los huéspedes se tuvieran que levantar a las 6.00 de la mañana a ordeñar vacas.


KAZBEGI (STEPANTSMINDA)
GOGI ALIBEGASHVILI GUESTHOUSE
Tabidze Ulitsa 44 Kazbegi, 4700
Tfno: 995551901085

RESTAURANTES
Para comer y cenar el CAFE 5047, en la carretera principal, tiene una carta aceptable.

Al lado del puente a la salida del pueblo en dirección a la frontera rusa hay otro local con mesas al lado del río que tenía a un carnero de mascota.








Fotos: Stepantsminda
Autora: Marta Leonor Vidal García


Al día siguiente amaneció con niebla y lluvia en Stepantsminda.

El desayuno en la Guesthouse fue tan malo malísimo que me arrepentí de haberlo contratado aparte. Otro descubrimiento es que los georgianos desayunan ensaladas de pepino y tomate o de col y zanahoria con eneldo, combinación que a mí por la mañana me da arcadas. Además de eso me pusieron pan, mermelada, 2 huevos fritos y nada de líquido, ni un mísero zumo, leche, café o té.

Me volví a meter en la cama a ver si mejoraba el día. A las 10 y pico me encontré en la puerta de la casa con una familia rusa que iba a hacer la excursión y me proponen compartir gastos. El 4 x 4 les cobra 60 GEL y me piden 15 GEL.

La Iglesia de la Trinidad de Gergeti del siglo XIV conocido como Tsminda Sameba, Gergeti Sameba o Kazbegi Sameba es una de las iglesias más emblemáticas de Georgia. Se encuentra en el pueblo de Gergeti, a 6 km de Stepantsminda, a una altura de 2200 metros.

La carretera que sube a la Iglesia es un lodazal intransitable salvo en 4 x 4. Ni se les ocurra intentarlo con un turismo.  Caminando le calculo algo menos de 2 horas.





Foto: Tsminda Sameba
Autora: Marta Leonor Vidal García


El complejo incluye la Iglesia de la Santísima Trinidad, el campanario, ambos construidos en el siglo XIV y casas clericales del siglo XV.




Foto: Tsminda Sameba
Autora: Marta Leonor Vidal García

Al llegar a la Iglesia encontramos un grupo de japoneses metiendo bulla al que llamaron la atención. De nuevo el código de vestimenta ortodoxo y su rechazo a los pantalones en las mujeres, hace que me coloquen un delantal negro que me hacía sentirme como Terele Pávez en "Los Santos Inocentes". El padre de la familia rusa con la que compartí la excursión me confirma que efectivamente la iglesia ortodoxa rusa es extremadamente conservadora con el código de vestimenta. 










Fotos: Tsminda Sameba
Autora: Marta Leonor Vidal García


En la etapa soviética se prohibieron los servicios religiosos en Tsminda Sameba, aunque siguió siendo un lugar muy visitado por el turismo.














Fotos: Tsminda Sameba
Autora: Marta Leonor Vidal García



El Parque Nacional Kazbegi se encuentra en las laderas norte de la cordillera del Cáucaso, y su área protegida cubre un total de más de 8.700 hectáreas y cuenta con 135 kilómetros cuadrados de glaciar. A 5.047 metros sobre el nivel del mar, la montaña de Kazbegi (o Mkinvartsveri) es la tercera más alta de Georgia, y está rodeada de mitos y tradición religiosa.




Foto: Kazbegi
Autora: Marta Leonor Vidal García

Las montañas del Cáucaso de esta región están vinculadas al mito griego de Prometeo, el Titán que, como castigo por haber entregado el fuego a la humanidad, fue encadenado a una ladera en el Cáucaso donde un águila le devoraba el hígado, que se regeneraba cada día, hasta que Heracles (Hércules) se cargó al águila (hoy lo hubiera sancionado el Seprona).

Las leyendas georgianas ubican el lugar donde encadenaron a Prometeo (conocido como Amirani en georgiano) en las laderas heladas de Kazbegi, en la cueva de Betlemi, a 4.000 metros de altura. Esa cueva más tarde sirvió como vivienda a los monjes ortodoxos, que tienen mucha querencia a las montañas aisladas, y la leyenda dice que ha albergado muchas reliquias sagradas, como la tienda de Abraham y el pesebre de Cristo.




Foto: Kazbegi
Autora: Marta Leonor Vidal García


La tarde se me quedó algo vacía porque en Stepantsminda no hay mucho que ver para una tarde y hacer escalada o montar a caballo no están entre mis aficiones. Hay unas cascadas a 7 kms de Stepantsminda,  pero el tiempo no acompañaba para darse un baño.

Finalmente me fui con el coche a dar una vuelta hasta la frontera rusa en Zemo Larsi (a 18 kms de Stepantsminda) . El paisaje de precipios y la carretera llena de curvas cerradas y desprendimientos, resultan bastante sobrecogedores y al llegar a un siniestro cartel de “peligro a 1000 metros” decidí que mejor dejar de curiosear por puntos fronterizos.

Este sitio sí da juego para aficionados al trekking o a la montaña y amantes de la naturaleza, pero para una estancia mínima de 2 o 3 días con excursiones a los alrededores.

Como posibilidades:


- Las cascadas de Gveleti, que significa "lugar de serpientes", miren bien donde pisan....


- El glaciar Devdoraki.

- Garganta de Artkhmo en Akhaltsikhe, a 10 kms de Stepantsminda donde se visitan dos pueblos abandonados, Miguda and Artkhmo y cascadas de agua.


- Garganta de Truso, con bosques de abedules y pueblos abandonados en la ruta.

- Garganta de Khdi a la que se accede a través de la garganta de Dariali y que tiene un monasterio de construcción reciente.

- La garganta de Dariali, una hendidura muy escarpada con acantilados de más de 1.000 metros en las montañas que unen Rusia y Georgia, en la confluencia de los ríos Kabakhi y Khda, es un puerto de montaña estratégico, con torres de vigilancia medievales, cascadas y fauna. Los valles escarpados a ambos lados de la garganta son un lugar de avistamiento de águilas, halcones y buitres leonados.

- la aldea de Jutta a 2200 metros, en el valle de Sno y el monte Chaukhi





Foto: Kazbegi
Autora: Marta Leonor Vidal García

De vuelta a Stepantsminda y por rellenar tiempo, me fui al Museo histórico (3 GEL) ubicado en  la casa del escritor georgiano Alexander Kazbegi (1848-1890), que no vale mucho la pena. Una apolillada colección etnográfica de trajes y fotos en vitrinas de la época de Lenin. Muy cerca del museo hay una iglesia pequeña de la que no pude encontrar información.











Fotos: Una Iglesia en Stepantsminda
Autora: Marta Leonor Vidal García




Anteriores entradas: Georgia y Armenia en 20 díasTbilisi: el centro históricoTbilisi: el margen izquierdo del río MtkvariTbilisi: la Avenida RustaveliMtskheta; la fortaleza de Ananuri.

viernes, 31 de marzo de 2017

Georgia: la fortaleza de Ananuri


Ananuri es una fortaleza situada en el margen izquierdo del río Aragvi, a 66 kms de Tblilisi, en la carretera militar georgiana y cerca de la presa de Zhinvali.


Foto: río Aragvi
Autora: Marta Leonor Vidal García

Se visita camino de Kazbegi, aunque, vista la paliza de carretera que me dí ese día, hubiera sido mucho mejor parar en Ananuri y hacer noche allí y partir el trayecto en dos días.

La fortaleza de Ananuri se encuentra situada estratégicamente al norte, en la ruta comercial a Rusia y formó parte de la Ruta de la Seda. Fue la sede de los Eristavis (duques) de Aragvi, una dinastía de nobles locales feudales que gobernaba en la zona desde el siglo XIII. 

El complejo consta de dos castillos unidos por una muralla almenada, uno de ellos con torre cuadrada conocida como Sheupovari y el otro con torre redonda. 


Foto: fortaleza de Ananuri
Autora: Marta Leonor Vidal García


También cuenta con una torre cuadrada del siglo XIII-XIV, de las que luego vería en Svanetia, adosada al muro este de la iglesia de la Asunción.


Foto: fortaleza de Ananuri
Autora: Marta Leonor Vidal García


En 1793 la fortaleza se incendió en el asalto de un ejército rival que acabó con el derrocamiento de la dinastía Aragvi, que fue masacrada.


Foto: fortaleza de Ananuri
Autora: Marta Leonor Vidal García

La fortaleza se mantuvo operativa hasta el siglo XIX, pasando por diversos cambios de gobernantes al hilo de varias insurrecciones campesinas.


Foto: fortaleza de Ananuri
Autora: Marta Leonor Vidal García


Hay dos iglesias en el complejo, la de la Virgen, la más antigua, de la primera mitad del siglo XVII y la de la Asunción, Ghvtismshobeli, de 1689, la de mayor dimensión.


En la Iglesia de la Virgen están enterrados los duques de Aragvi.




La Iglesia de la Asunción  cuenta con una fachada ricamente decorada, con relieves de figuras humanas, animales y motivos florales, destacando la ornamentación de cruz de sarmiento de vid en la fachada sur.





Foto: relieves de la Iglesia de la Asunción (fortaleza de Ananuri)
Autora: Marta Leonor Vidal García

El interior de la Iglesia de la Asunción sufrió un incendio en el siglo XVIII que destruyó la mayoría de sus frescos, si bien  conserva algunos con escenas del Juicio Final y de los trece padres asirios.


Foto:  Iglesia de la Asunción (fortaleza de Ananuri)
Autora: Marta Leonor Vidal García










Foto: frescos de la Iglesia de la Asunción (fortaleza de Ananuri)
Autora: Marta Leonor Vidal García

Visto el maravilloso día soleado que hacía, mi deseo era botarme al sol a la orilla de este río y sumergirme en el agua fresquita. Pero lamentablemente tenía que cumplir el programa y llegar al atardecer a Kazbegi, cerca de la frontera rusa, donde tenía reserva en una Guesthouse. El trayecto que me esperaba iba a ser muchísimo más largo y complicado de lo esperado.


Foto: río Aragvi