miércoles, 1 de agosto de 2018

Jordania: los Castillos del Desierto

Los castillos del desierto o castillos de los Omeya son una ruta por el desierto del este de Jordania, donde se encuentran aproximadamente 20 edificaciones entre castillos, hammam, caravansarai, construidos entre los ss. VII y VIII por los califas de la dinastía Omeya en la antigua ruta entre Medina y Kufa. 

Los tres castillos más importantes y mejor conservados son Qasr Al Kharanah, Qusayr Al Amra y Qasr Al Azraq, que cubren una excursión de mediodía, que se puede hacer perfectamente en coche alquilado. Están pegaditos a la carretera, sin pérdida.




Foto: Qasr Al Kharanah
Autora: Marta Leonor Vidal García


Si se quiere ampliar la ruta se puede añadir Qasr Al Hallabat, el Hammam Assarah y Qasr Al Mushatta, pero el mal estado de conservación (Qasr Al Hallabat) o la accesibilidad (Qasr Al Mushatta) hacen que no valga tanto la pena. Hay aún más castillos en el este y al sur de Amman, pero o bien están en un estado ruinoso, o bien en zonas solo accesibles en todo terreno (Qasr Tuba).




Empecé a las 08,30 la salida a la ruta de los castillos del desierto por la carretera de Al Azraq. Hay unos 100 kms desde Amman.

QARS AL KHARANAH

La primera parada fue en Qars Al Kharanah, construido en piedra rosa y con una planta muy bonita. Se data en el 711, pero probablemente se edificó sobre una construcción preexistente romana o bizantina.




Foto: Qasr Al Kharanah
Autora: Marta Leonor Vidal García

Presenta una torre redonda en cada esquina y una torre semicircular en mitad de cada lado.




Fotos: Qasr Al Kharanah
Autora: Marta Leonor Vidal García

A pesar de su apariencia de fortaleza, los arqueólogos consideran que hacía exclusivaente funciones de  caravansarai y descartan funciones defensivas, dada la estrechez de las aspilleras o arquetas de los muros, que no permitía disparar a través de ellas.


Foto: Qasr Al Kharanah
Autora: Marta Leonor Vidal García

La puerta da acceso a un patio donde se encuentran las caballerizas y los silos donde se guardaban las mercancías de las caravanas que hacían la ruta entre Siria y Arabia.




Fotos: Qasr Al Kharanah
Autora: Marta Leonor Vidal García

En el primer piso tiene 61 estancias. La parte superior de los nuros está decorada con medallones de yeso.



Fotos: Qasr Al Kharanah
Autora: Marta Leonor Vidal García

QUSAYR AL AMRA

A 15 km de Qasr Al Kharanah se encuentra Qusayr Al Amra, el castillo famoso por sus frescos, que le valieron su inclusión en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. 

Fue construido a principios del s. VIII bajo el mandato de Walid I (705-715), que también erigió la mezquita omeya de Damasco, como pabellón de retiro real.

Qusayr Al Amra tiene una estructura con bóvedas de cañón. Formó parte de un complejo mayor, que incluía un caravansarai, unos baños y un pabellón de caza y que servia como lugar de descanso y ocio de los Califas Omeya.



Fotos: Qusayr Al Amra
Autora: Marta Leonor Vidal García

En el exterior se conservan restos del antiguo sistema hidráulico, un pozo y una noria.


Foto: Qusayr Al Amra
Autora: Marta Leonor Vidal García

La dinastía de los Omeya, que gobernó el mundo musulmán en la época del Califato de Damasco (661-750) y posteriormente en la España musulmana durante el Emirato y el Califato de Córdoba (756-1031), no fueron muy ortodoxos en temas religiosos y la decoración de este pabellón es una muestra. Constituye algo totalmente singular en el arte islámico, que proscribe el arte figurativo y la representación de personas (ya no digamos desnudos) y animales. Aquí los Omeya están más cerca de la tradición decorativa del arte romano y helenístico.

Los frescos se encuentran en la sala de audiencias y en tres habitaciones pequeñas contiguas que eran los baños (apodyterium -vestidor-, tepidarium -agua tibia- y caldarium -agua caliente-). 

En este fresco aparece una figura femenina saliendo de un hammam.




Fotos: Frescos (Qusayr Al Amra)
Autora: Marta Leonor Vidal García

En este otro se representan escenas de caza.




Fotos: Frescos (Qusayr Al Amra)
Autora: Marta Leonor Vidal García

En el arco del salón aparece una figura femenina portando un disco con un retrato. 


Foto: Frescos (Qusayr Al Amra)
Autora: Marta Leonor Vidal García

En la bóveda del salón de audiencias se representan los oficios artesanales de la época.



Fotos: Frescos (Qusayr Al Amra)
Autora: Marta Leonor Vidal García

El Apodyterium está decorado con figuras de animales algunos en actividades humanas como el oso tocando un laúd.






Fotos: Frescos (Qusayr Al Amra)
Autora: Marta Leonor Vidal García

En este fresco aparece una figura femenina tendida cubierta por un velo, con Eros a su lado y un hombre pensativo contemplándola. Se cree que representa a los personajes de la mitología griega Dionisios y Ariadna.



Foto: Frescos (Qusayr Al Amra)
Autora: Marta Leonor Vidal García

Aquí otra figura femenina pensativa.


Foto: Frescos (Qusayr Al Amra)
Autora: Marta Leonor Vidal García

El Caldarium tiene una representación de la bóveda celeste, de las más antiguas conocidas. Se representa el hemisferio norte con sus constelaciones y los signos del zodíaco.


Foto: Frescos (Qusayr Al Amra)
Autora: Marta Leonor Vidal García


QASR AL AZRAQ

La tercera vista fue Qasr Al Azraq. El nombre en árabe significa "la fortaleza azul" y alude al agua que abunda por la zona.


Foto: Qasr Al Azraq
Autora: Marta Leonor Vidal García

Qasr Al Azraq fue una fortaleza de origen romano conocida como Dasianiss, construida en honor a los emperadores Diocleciano y Maximiano entre 283 y 305 AD.



Foto: Qasr Al Azraq
Autora: Marta Leonor Vidal García

La fortaleza, de 80 metros de largo, construida en basalto,  tuvo una importancia estratégica para los romanos tanto por su emplazamiento, en la vía de acceso a Siria, como por sus abundantes recursos hídricos.


Foto: Qasr Al Azraq
Autora: Marta Leonor Vidal García

Una inscripción en la puerta indica que fue reconstruido en 1236 por un señor del feudo de Salkhad en Siria.


Foto: Qasr Al Azraq
Autora: Marta Leonor Vidal García

De la primitiva construcción romana aún se conservan las dos puertas monolíticas de 3 toneladas de peso cada una.


Foto: Qasr Al Azraq
Autora: Marta Leonor Vidal García

En 1917 Lawrence de Arabia estableció aquí su cuartel general, para organizar la revuelta árabe contra el Imperio Otomano.






Fotos: Qasr Al Azraq
Autora: Marta Leonor Vidal García


Y aquí termina mi segundo viaje a Jordania, en el que aún aprecié mucho más Petra y Jerash. Quizás haya un tercero. Nunca se sabe lo que nos depara el Destino.

domingo, 29 de julio de 2018

Jordania: Jerash, la ciudad romana

Jerash, situada a 48 kms de Amman, es el recinto arqueológico romano más espectacular que yo haya visto nunca, junto a los de Túnez. Un ejemplo magníficamente conservado del gran urbanismo romano de provincias: avenidas columnadas, grandes teatros, plazas, baños, fuentes... Una visita absolutamente imprescindible en Jordania a la que dedicar de 3 a 4 horas.

Conquistada por Pompeyo en el años 63 d. C., Jerash, llamada Gerasa por los romanos, perteneció primero la provincia romana de Siria; posteriormente se integró en la Decápolis (una especie de liga o mancomunidad de 10 ciudades del Levante Mediterráneo); y por último en el año 90 d.C. pasó a formar parte de la provincia romana de Arabia junto con Filadelfia (la actual Amman),




Foto: Arco de Adriano (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

Gracias al comercio de caravanas la ciudad conoció un gran desarrollo y su declive comenzó  en el 273 d.C. en paralelo a la destrucción de Palmira y la desaparición de las rutas de caravanas que compartían ambas ciudades.

Tras la división del Imperio Romano, Gerasa pasó a formar parte del Imperio Romano de Oriente o bizantino y conoció una nueva etapa de esplendor bajo Justiniano, con la edificación de numerosas iglesias bizantinas.

Las invasiones persas y árabes en el s. VII y una serie de terremotos en el s. VIII terminaron definitivamente con la ciudad que quedó igual que Petra, sumida en el olvido hasta su redescubrimiento en el s. XIX.

Desde Madaba tardé casi dos horas en coche hasta llegar a Jerash en una carretera que parecía no acabarse nunca. La entrada en septiembre de 2015 costaba 8 dinares. El recinto está muy bien señalizado para visitar. Recomiendo llevar bastante agua.





El Arco de Triunfo o Arco de Adriano se edificó en el 129 d.C. como entrada monumental a la ciudad para conmemorar la visita del Emperador. 






Fotos: Arco de Adriano (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

El Hipódromo construido en los ss. II y III d.C. es el edificio de mayores dimensiones de Jerash. Cuenta con  245 metros de largo y tenía capacidad para 15.000 espectadores.








Fotos: Hipódromo (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

La Puerta Sur, construida en el 130 d.C., era una de las cuatro entradas principales de la muralla del s. I y conducía a los viajeros procedentes de Filadelfia (Amman) a la entrada de la ciudad.



Foto: Puerta Sur (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

Aquí podemos apreciar un trozo de muralla.





Foto: Muralla (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

La Plaza Oval o foro es una plaza en forma elíptica, de 80 x 90 metros, en un estado de conservación increíble. Tiene la particularidad de tener forma ovalada, lo que constituye una singularidad en un foro romano, que suele ser de forma rectangular.



Foto: Plaza Oval (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

Está rodeada por un ancho zócalo que sustenta una columnata jónica del s. I d.C. con 56 columnas conservadas. La pavimentación de piedra caliza es original.





Foto: Plaza Oval (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

En el centro de la plaza se conserva un monumento de base cuadrada.




Foto: Plaza Oval (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

El Templo de Zeus, ubicado en lo alto de una colina, desde la que se aprecian las mejores vistas de la plaza oval, era de uno de los templos más importantes de Jerash. Se edificó en el 162-163 d.C. sobre estructuras de templos anteriores.



Foto: Templo de Zeus (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

Cuenta con 8 columnas corintias de 15 metros de altura.


Foto: Templo de Zeus (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

Muy cerca, el Teatro Sur construido en el s. I d.C. (años 90-92)  bajo Domiciano y con una capacidad para 3500 espectadores.



Foto: Teatro Sur (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

El teatro se caracteriza por su excelente acústica que permite escuchar a una persona situada en el centro en todo el recinto. 




Foto: Teatro Sur (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García



Foto: Teatro Sur (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

El Proscenio del Teatro sur muestra una labrada ornamentación y me trajo a la memoria el Anfiteatro de Palmira, que seguramente nunca pueda volver a ver o al menos no como lo conocí.









Fotos: Teatro Sur (Jerash)

Autora: Marta Leonor Vidal García

El Cardo Maximo, de 800 metros de largo, era la entrada principal de la ciudad desde el extremo sur hasta la puerta norte. Conserva su pavimento original donde se pueden apreciar los surcos dejados por los carros. Todo el Cardo estaba atravesado por un sistema de alcantarillado que canalizaba el agua de lluvia hacia los desagües.




Foto: Cardo Maximo (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

El Cardo Maximo esta atravesado por dos calles perpendiculares llamadas Decumanos. 



Foto: Cardo Maximo (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

En las dos intersecciones del Cardo Maximo se erigen los Tetrapilos, monumentos helenísticos de planta cuadrada, si bien del Tetrapilo sur solo se han conservado las bases.




Foto: Restos del Tetrapilo sur (Jerash)

Autora: Marta Leonor Vidal García

El Macellum o Ágora era la plaza del mercado. Conserva un patio octogonal rodeado por columnas corintias y una fuente en forma de cruz.





Fotos: Macellum o Ágora (Jerash)

Autora: Marta Leonor Vidal García


El Templo de Dionisio del s. II d.C. fue reconvertido en una iglesia bizantina en el s. IV. Se conoce a esta edificación como "la Catedral". Conserva una puerta monumental.




Foto: Templo de Dionisio (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

El Ninfeo es una fuente monumental del s. II d.C. consagrada a las ninfas, divinidades de las fuentes. Estaba coronada por una semicúpula decorada con estatuas. El agua brotaba a través de 7 cabezas de leones tallados que estaban delante de las cuencas situadas en la acera.





Foto: Ninfeo (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

Conserva una gran pileta de granito rosa. 




Foto: Ninfeo (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

El Propileo del Templo de Artemisa era un vestíbulo de entrada procesional a la escalinata de subida al templo.



Foto: Propileo (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

El Templo de Artemisa, diosa patrona de la ciudad, es uno de los templos romanos mejor conservados en Oriente.






Foto: Templo de Artemisa (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

El patio del templo estaba rodeado por un peristilo con numerosas columnas. La fachada del templo tenía dos filas paralelas de seis columnas cada una coronadas por capiteles corintios.










Fotos: Templo de Artemisa (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

En los alrededores del templo se encuentra varias iglesias bizantinas de principios del siglo V: San Cosme y San Damián, San Juan, San Pedro y San Pablo.

Como ya comenté, en las intersecciones del Cardo Maximo con las dos calles perpendiculares o Decumanos, se erigen los Tetrapilos, monumentos helenísticos de planta cuadrada. 




Foto: Cardo Maximo (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

El Tetrapilo norte, que a diferencia del Tetrapilo sur, sí se ha conservado íntegro, se construyó en honor a Julia Domna, esposa del emperador Septimio Severo.






Fotos: Tetrapilo Norte (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

La Puerta Norte es similar al Arco de Adriano, en menor dimensión y menos elaborada.




Foto: Puerta Norte (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

Al lado de la Puerta Norte se encuentra el Teatro Norte, construido en el año 165 d.C. y que fue el primer teatro de Jerash. El Teatro original tenía solamente 14 filas de asientos hasta que en el 235 d. C. se hizo una remodelación que duplicó su capacidad, hasta un aforo de 1600 personas.




Foto: Teatro Norte (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

Era el Odeón, donde se celebraban eventos musicales y certámenes de poesía. Dejó de usarse en el s. V y sus piedras fueron reutilizadas en otras edificaciones.






Fotos: Teatro Norte (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García

Cada grada está dedicada a una divinidad y cada asiento está numerado o lleva el nombre de una tribu.




Foto: Teatro Norte (Jerash)
Autora: Marta Leonor Vidal García


Y aquí termina mi visita a Jerash. Es incomprensible que esta joya del urbanismo romano no esté incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Una omisión imperdonable que espero que se corrija pronto.