sábado, 16 de enero de 2010

Crónicas de Estambul (VIII): La zona nueva: Beyoğlu y Taksim

(esta entrada fue publicada en archipielagonoticias el 06 de octubre de 2008 y forma parte de una serie dedicada a una estancia de 8 días en Estambul en mayo de 2008)
 
Ha habido un larguísimo paréntesis desde mi última aparición por aquí, por vacaciones en este caso (20 dias en Marruecos por libre en septiembre).

Despues de las anteriores entradas: información general, Sultanhamet, Palacio Topkapı , Beyazit y el Gran Bazar, los barrios del Cuerno de Oro, Cağlaloğlu y Eminönü y el Palacio Dolmabahçe, me quedaba pendiente terminar hablando de la zona nueva de Estambul, Beyoğlu y Taksim.


Foto: Vista de Beyoğlu
Autora: Marta Leonor Vidal García



Beyoğlu se construyó como un barrio de Bizancio en el s. V, conociéndose la zona como “Galata”. En la Edad Media se convirtió en la base de los mercaderes genoveses y venecianos, pasando a denominarse “Pera” (que significa “el otro lado”). Pera fue cedida a la Republica de Genova por el Emperador bizantino Miguel VIII Paleogolus por el apoyo prestado después de la Cuarta Cruzada y el saqueo de Constantinopla en 1204 y bajo control genovés se convirtió en una floreciente colonia comercial. Restos de esta etapa son la famosa torre Galata construida en 1348 por los genoveses.



Foto: Torre Gálata
Autora: Marta Leonor Vidal García

Después de la toma de Contantinopla por los turcos, la presencia europea se mantuvo en este barrio, que fue tradicionalmente la zona de residencia de extranjeros y expatriados. En el XIX el barrio empieza a tener una fuerte expansión, convirtiéndose en el gran centro comercial de la ciudad, el barrio de la bolsa, los grandes bancos, los centros de enseñanza extranjeros, los liceos, las embajadas, las tiendas de lujo, los teatros, la ópera, los bailes. A finales del XIX y principios del XX Pera era casi un mini-Paris dentro de Estambul que le dio a la ciudad un toque de modernidad y cosmopolitismo.




Foto: Fachada del Pasaje Cité de Pera en Istiklal Caddesi
Autora: Marta Leonor Vidal García

Después de la caída del Imperio y la instauración de la República, el barrio entró en declive en el periodo de entreguerras con el abandono de muchas minorías étnicas que tradicionalmente habían residido allí y el traslado progresivo de las clases medias hacia otras zonas.

En los años 70 del s. XX el barrio fue testigo de graves disturbios que culminaron con el golpe de Estado de 1980 y ya en los años 80 había perdido toda su atmósfera cosmopolita y sofisticada para pasar a ser una zona en declive, hasta que un programa de renovación urbanística que, entre otras medidas, convirtió Istiklal Caddesi en zona peatonal empezó a atraer de nuevo a artistas y profesionales a la zona.

Una visita a la zona nueva, puede empezar por el Palacio Dolmabahçe (Dolmabahçe Sarayi) del que hablé en la entrada anterior y que ya saben que no me entusiasma.

Finalizada la visita al Palacio, nos dirigimos a la plaza de Taksim (una buena pateada cuesta arriba) donde se encuentra el Monumento a la Independencia.



Foto: Monumento a la Independencia en Taksim Meydani
Autora: Marta Leonor Vidal García

Un poco mas arriba de Taksim, en Harbiye, se puede visitar el Askeri Müzesi, el Museo militar donde tocan bandas musicales de jenízaros a las 15.00. Yo estaba demasiado agotada después del empacho rococó del Dolmabahçe como para poder resistir una clamorosa sesión de música "mether", así que me tomé la tarde relajada para bajar recorriendo a pie desde la Plaza Taksim el kilómetro y medio de Istiklal Caddesi, la calle comercial de Beyoğlu que recorre el antiguo tranvía construido en 1874 por los franceses.


Foto: Tranvía en Istiklal Caddesi
Autora: Marta Leonor Vidal García

En Istiklal Caddesi coexisten tiendas de ropa, restaurantes, bares de moda, embajadas, edificios de la "belle epoque", pasajes curiosos, pero no es la zona de Estambul que más me gusta.



Foto: Restaurantes en el Çiçek Pasaji en Istiklal Caddesi
Autora: Marta Leonor Vidal García

A medida que vamos descendiendo vamos pasando los teatros Alkazar y Alhambra, varios pasajes perpendiculares a la calle de interés para visitar como el pasaje sirio, el de Alepo, o el Cite Romelie.

Uno de los pasajes más conocidos es el callejón de las tascas de Çiçek Pasaji en la Cité de Pera, inaugurado en 1876. Se construyó en el lugar que inicialmente ocupó el Teatro Naum, destruido en el incendio de 1870. Se compara este pasaje con una version en miniatura de la Galleria de Milan (no he estado en Italia, así que no opino). En la actualidad está lleno de pubs, tascas y restaurantes.


Foto: Çiçek Pasaji
Autora: Marta Leonor Vidal García

Nevizade Sokak es una callejuela cercana llena de restaurantes tradicionales (“meyhane”) bastante concurrida por la noche y los fines de semana y donde suelen tocar músicos por las mesas.



Foto: Nevizade Sokak
Autora: Marta Leonor Vidal García

En Istiklal Caddesi continúa un tramo con edificios de embajadas y la Iglesia de San Antonio de Padua, de 1914.



Foto: Iglesia de San Antonio de Padua
Autora: Marta Leonor Vidal García

En esta zona tenemos también los Baños Galatasaray (Tarihi Galatasaray Hamami), uno de los hamam mas bonitos de Estambul construidos en 1481.

Un edificio emblemático de Beyoğlu es el Hotel Pera Palas (en restauración en mi visita), construido en 1892 para alojar a los viajeros del Orient Express y que tuvo huéspedes como Trotsky, Agatha Christie o Mata Hari.

La estación de Tünel conserva el más pequeño y uno de los más antiguos ferrocarriles metropolitanos del mundo diseñado para unir los barrios de Pera y Galata (actualmente Beyoğlu y Karakoy). Cerca de la estación encontramos el Passage de Tünel, una galería comercial de estilo "belle epoque" por cuya trasera se accede al barrio de artistas (Asmalimescit).

La Galip Dede Sokak está llena de tiendas de instrumentos musicales y bajando por ella acabamos delante de la Torre Galata . La última planta de la Torre, desde donde se aprecian unas vistas espléndidas de Estambul, está ocupada por un restaurante y el acceso a la terraza costaba 10 liras en mayo de 2008. La terraza es muy estrecha y uno va bordeándola sacando fotos apretujado si está llena de gente (como suele ser habitual).




Foto: Torre Gálata
Autora: Marta Leonor Vidal García

Y con esta vista de Eminönü desde la Torre cerramos las crónicas otomanas que nunca terminaban y en breve los martirizaré largo y tendido con el viaje a Marruecos.




Foto: Vistas desde la Torre Galata
Autora: Marta Leonor Vidal García



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada