miércoles, 13 de enero de 2010

Damasco: el Palacio Azem

(esta entrada fue publicada en archipielagonoticias el 05 de agosto de 2009 y forma parte de una serie dedicada a Damasco)

El Palacio Azem, con una superficie de 5.500 metros cuadrados, se construyó en el s. XVIII como residencia de Assad Pasha al-Azem, Gobernador de Damasco durante 14 años y es uno de los ejemplos más destacados de arquitectura otomana en las mansiones de Damasco. Otra de las visitas imperdibles en la ciudad (entrada 150 SYP).

Sus agradables jardines, a los que el Gobernador en su época se dio el capricho de desviar el curso de las aguas del río Barada, son una invitación a una pausa en medio del maratón de visitas por la ciudad antigua.




Foto: Patio del Palacio Azem
Autora: Marta Leonor Vidal García

La construcción del Palacio Azem requirió dos años de trabajo y más de 800 operarios y en ella se utilizaron materias de primera calidad para el interior como basalto de Hauran, piedra caliza de Mezze, Zabadani y Aleppo, mármol italiano de importación, columnas romanas de Bosra y pavimento antiguo de Banyas.


Foto: Espejos y fuentes en el Palacio Azem
Autora: Marta Leonor Vidal García



El palacio está dividido en estancias separadas en torno a patios. Las dependencias del lado norte del patio eran utilizadas como salas de estar en invierno. Presentan un pórtico (riwaq) sustentado en columnas de basalto antiguo traidas de Dar’a y Bosra. Enfrente del riwaq hay una magnífica sala recepción tripartita (qa’a) con espléndida decoración de pasta de piedra y pequeños jardines en los lados norte y este. El baño o hammam, inusual en las casas privadas, está contiguo y hay también una sección de cocinas, también dispuesta de forma similar en torno a un patio.




Foto: Pórticos del patio del Palacio Azem
Autora: Marta Leonor Vidal García

Dentro del palacio hay dos zonas principales diferenciadas, típica de las mansiones otomanas, el "haremlik" y el "selamlik".

El llamado “haremlik” comprende las dependencias privadas destinadas a las mujeres de la familia del gobernador, dispuestas en torno a un gran patio de 56 x 24 metros, con dos fuentes y un jardín en el centro.




Foto: Patio del Palacio Azem
Autora: Marta Leonor Vidal García

La zona llamada “selamlik” eran las dependencias reservadas a los hombres, donde se recibían huéspedes y se llevaban temas de negocios y que hoy es en su mayor parte utilizado como Museo de las Artes Populares y la Tradición. Estas dependencias están dispuestas en torno a un pequeño patio con un iwan en el muro sur flanqueado por dos salones de recepción. Junto al iwan hay una habitación de recepción para huéspedes, con una hermosa fuente rectangular en el centro del suelo de mármol.



Foto: Espejo en el iwan del Palacio Azem
Autora: Marta Leonor Vidal García

Las habitaciones del palacio tienen paneles de madera de rica policromía y técnicas de incrustación en los dibujos en relieve en piedra con pasta coloreada, un rico mobiliario y algunas están ambientadas con unos maniquís un tanto “kitsch” que nos muestran la vida cotidiana en un palacio otomano de la época, la preparación de la peregrinación a la Meca o de una boda.




Foto: Dependencias del Palacio Azem
Autora: Marta Leonor Vidal García


Los edificios circundantes al patio presentan la técnica del "ablaq" típica de la arquitectura mameluca, una técnica de construcción consistente en la disposición alterna de hileras de piedras en dos colores diferentes (piedra roja y blanca o negra).




Foto: Edificio del patio del Palacio Azem
Autora: Marta Leonor Vidal García


Una ficha del Palacio Azem en Discover Islamic Art


Y nos despedimos delante de un espejo (uno de esos artilugios que tanto temía Borges).




Foto: Espejo en el Palacio Azem
Autora: Marta Leonor Vidal García

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada