lunes, 23 de mayo de 2011

17 días en Túnez (11): El Jem

El siguiente punto de mi itinerario fue El Jem a donde llegué a mediodía. El anfiteatro de El Jem o coliseo de Thysdrus, construido en el 238 d.d.C., es el mayor anfiteatro romano de África y el cuarto del mundo.  Fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.


Foto: Anfiteatro de El Jem
Autora: Marta Leonor Vidal García

El Anfiteatro de El Jem es impresionante, pero la gran sorpresa de El Jem fue sin duda el museo y la maravillosa colección de mosaicos que no desmerece a la de El Bardo, y que tiene la visita incluida en el precio de la entrada. No se lo pierdan.

Entrada al Anfiteatro y al Museo:  8DT + 1 DT por uso de cámara


WEB DE INTERÉS


Anfiteatro de El Jem (UNESCO)


Thysdrus fue originariamente una ciudad fenicia que en época romana cobró importancia por el cultivo del olivo y se convirtió en el principal centro comercial del aceite en el s. II, época en la que se construyeron mansiones y monumentos públicos.

La construcción del Anfiteatro se inició en el 238 por el procónsul Gordiano y se utilizó piedra arenisca de Mahdia. La construcción no llegó a completarse por falta de fondos y disputas políticas.




Foto: Anfiteatro de El Jem
Autora: Marta Leonor Vidal García

Tiene unas dimensiones de 138 m. de largo por 114 de ancho y tenia capacidad para albergar a 35.000 espectadores.


Foto: Anfiteatro de El Jem
Autora: Marta Leonor Vidal García

Tenía 3 pisos de 36 metros de altura con 60 arcadas corintias.



Foto: Anfiteatro de El Jem
Autora: Marta Leonor Vidal García

La arena mide 65 m por 39 m. Bajo el suelo tiene dos galerías en forma de cruz bordeadas de celdas abovedadas destinadas a los combatientes y a las fieras.


Foto: Anfiteatro de El Jem
Autora: Marta Leonor Vidal García

El acceso al anfiteatro se hacía por la planta baja a través de las arcadas, sobre las cuales había una inscripción que correspondía a un barrio concreto de la ciudad.


Foto: Anfiteatro de El Jem
Autora: Marta Leonor Vidal García


El Anfiteatro se utilizó posteriormente como fortaleza por los bereberes ante las invasiones árabes.



Foto: Anfiteatro de El Jem
Autora: Marta Leonor Vidal García

En el s. XVI las piedras del Anfiteatro se empezaron a usar como materiales de construcción en otras ciudades como Kairouan para la Gran Mezquita.







Fotos: Anfiteatro de El Jem
Autora: Marta Leonor Vidal García

MUSEO DE EL JEM

Aunque la entrada está incluida en la del Coliseo, está muy alejado del Coliseo y la gente se despista o pasa de acercarse y es una pena porque merece la visita. El museo está junto a los restos de una antigua villa romana. En el s. III la importancia comercial de la ciudad creó una clase de comerciantes que construyeron villas decoradas con unos magníficos mosaicos. El museo expone mosaicos de la Casa de Sileno, la Casa de la Procesión dionisíaca, la Casa de África o la Casa de los Meses.




















Fotos: mosaicos del museo de El Jem
Autora: Marta Leonor Vidal García

Acabé las visitas en El Jem tarde, a las 16.30 y me planteaba qué hacer. Abaquo me había recomendado que prescindiera de la visita a Sfax, así que decidí llegar hasta Gabes. Fueron como 200 kms desde El Jem, el trayecto se me hizo un poco pesado y se me hizo de noche, pero las carreteras en Túnez están en muy buen estado. Así como en Marruecos no aconsejaría la conducción nocturna, en Túnez no me pareció  problemática, las carreteras están muy bien iluminadas y bien asfaltadas. Por el camino no paraba de encontrarme chiringos con cadaveres de ovejas y cabras colgadas del techo que no me llamaban a hacer una parada a comer, así que directa a Gabes para empezar la ruta por la parte más interesante de Túnez, el sur.

Anteriores entradas: Información general; El Museo del Bardo; Túnez capital: la medina; Cartago; Sidi Bou Said; Thuburbo Majus; Kairouan; Susa; Monastir; Mahdia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada