sábado, 7 de mayo de 2011

17 días en Túnez (5): Sidi Bou Said

Sidi Bou Said es un pueblecito costero a unos 20 kms de Túnez con casitas blancas con puertas y ventanas pintadas en azul que recuerda un poco al estilo de Asilah y otras ciudades costeras de Marruecos, aunque está mucho más concurrido de visitantes por ser una típica excursión del día para los grupos de cruceros atracados en el puerto de La Goulette.




Foto: Sidi Bou Said
Autora: Marta Leonor Vidal García

Se llega perfectamente en transporte público en el ferrocarril  TGN (Tunis-Goulette-Marsa) que se toma en la estación de Tunis Marine.

Yo fui en coche. La visita la hice una tarde cuando volvia de Dougga con el coche antes de poner camino a Kelibia (Cabo Bon).  Es muy fácil llegar en coche. Se toma la carretera a La Goulette y una vez allí se toma un desvió en la rotonda que señala "Carthague".
 
No se puede acceder al centro del pueblo en coche pero no es difícil encontrar donde aparcar por las calles de la zona residencial colindante. También hay un parking de pago a la entrada a la derecha.




Foto: Sidi Bou Said
Autora: Marta Leonor Vidal García

No discuto que el pueblecito es bonito pero la visita fue un desastre total. Creo que coincidí con todos los autocares y grupos de cruceros que estaban en aquel momento atracados en La Goulette y aquello estaba tan masificado que no cabía ni un alfiler por la calle. Como me decía una amiga, "pedir en plena era de la globalización y del ocio, contemplar un lugar en soledad y sin grupos, además de una utopía, resulta injusto. Porque todos, tenemos el derecho a conocer, los lugares más bellos del planeta (y elegir, si por libre u organizado)". Razón no le falta, quizás no me esperaba tanta concurrencia de visitantes en la época del año. Si esto pasa en octubre, no me quiero imaginar lo que puedes ser en julio y agosto.



Foto: Sidi Bou Said
Autora: Marta Leonor Vidal García

Hice una paradita a comer en Le Chargui que mantiene unos precios razonables, pero en otros sitios, sobre todo algunos cafés, la afluencia masiva de visitantes se nota los precios. En el Cafe Sidi Chaabana, el de las vistas al mar, me dieron una buena clavada por un zumo y una shisha. El camarero se negaba a servir té sospechosamente diciendo que no quedaba té, sólo zumos (poco creible que en cualquier cafe del Magreb se agote el té) y luego vi que a unos tunecinos si les servía unos tes sin problema. Está claro que el objetivo era engordar la cuenta.


Foto: Sidi Bou Said
Autora: Marta Leonor Vidal García
 
La calle principal está llena de puestos de souvenirs, tatuadores de henna y vendedores de baratijas varias. Intenté acercarme a ver el pequeño museo de Dar el Annabi pero estaba tan lleno de gente que desistí. Está claro que elegí un mal día para visitar Sidi Bou Said.






Fotos: Sidi Bou Said
Autora: Marta Leonor Vidal García

 Anteriores entradas: Información general; El Museo del Bardo; Túnez capital: la medina; Cartago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada