viernes, 26 de octubre de 2012

18 días en Camboya (17): Phnom Penh

Salí de Pursat a las 7.30  rumbo a Phnom Penh, la capital de Camboya, trayecto por el que pagué 6 $. Debido a las inundaciones en carretera, tomé la precaución de precintar mi ropa dentro de varias bolsas de plástico en el interior de mi mochila-trolley Dekathlon porque en algunas zonas el agua llegaba al maletero del autobús. La carretera al final no estaba tan mal como esperaba aunque tenía algunos tramos llenos de agua, en uno de ellos un policía ordenando el tráfico con el agua hasta las rodillas. El trayecto a Phnom Penh con dos paradas incluidas a desayunar noodles y apestosas fritangas, duró algo más de 4 horas.


Me orienté muy bien a pie por Phonm Penh. Le pedí al conductor que me dejara en la intersección entre dos Boulevares principales y no tuve ni que coger tuk-tuk. Llegué caminando sin problemas a la Royal Guesthouse.

ALOJAMIENTO

La Royal Guesthouse me parece una buena opción por ubicación y precio. A pesar de ser “Lonely Planet recommended” mantienen un precio moderado.  12 $ por la habitación, muy cómoda. Queda muy cerca del museo y los monumentos principales.

ROYAL GUESTHOUSE
91 Eo, Street 154
Phsar Kandal II, Khan Daun Penh
Tel/Fax: (855-23) 218 026
Email: hou_leng@yahoo.com

VISITAS
Decidí pasar un solo día en Phonm Penh visitando el Museo y el Palacio Real y al día siguiente salir hacia Kampot a las 7.30 ( el billete me costó 5,50$).

Asi que comí algo en el restaurante del hotel y salí pitando hacia el Museo, Palacio Real y Pagoda.

Descarté visitar los Killing Fields y el Museo de Tuol Sleng (este ultimo no apto para impresionables). No porque no me interese la historia, sino porque los museos dedicados a la memoria de exterminios son sitios que me dan grima. Para deprimirme prefiero leer la prensa económica o el diario de sesiones del Congreso de los Diputados. 

MUSEO NACIONAL

El Museo Nacional (3$) tiene una colección de escultura khmer absolutamente maravillosa. Hay niños mendigando en la puerta. En el interior vendedoras de flores de jazmín e inciensos se colocan en cada sala esperando que caiga un donativo. La colección es espectacular. No se lo pierdan.

PALACIO REAL Y PAGODA DE PLATA

El Palacio Real y la Pagoda de Plata (entrada 6,25$) no me parecieron nada del otro mundo. Una visita para rellenar tiempo pero  tampoco imprescindible. No se puede acceder al recinto con shorts o tirantes, pero en la taquilla alquilan ropa.

El Palacio fue construido en 1886 por orden del Rey Norodom, que trasladó la capital desde Oudang.



Foto: Phochani Pavilion (Salón de baile)
Autora: Marta Leonor Vidal García
 
En estas fotos aparece la Sala del Trono o "Asiento Sagrado del Juicio" donde se exhibe el trono de los reyes de Camboya.




Fotos: Sala del Trono
Autora: Marta Leonor Vidal García


Foto: Hor Samran Phirun
Autora: Marta Leonor Vidal García

De camino al recinto de la pagoda de plata, en el muro que rodea el complejo se encuentran estas pinturas murales,bastante deterioradas, que representan escenas del Ramayana.
 


Fotos: Pinturas murales
Autora: Marta Leonor Vidal García

La llamada Pagoda de Plata es el templo Wat Preah Keo donde se exhiben los tesoros reales, estatutas de Buda, joyas y piedras preciosas. Su nombre viene de las más de 5000 baldosas de plata con que está cubierto el suelo. Delante de ella se encuentran estas stupas.




Fotos: templo Wat Preah Keo
Autora: Marta Leonor Vidal García

Finalizadas las visitas me acerqué a dar una vuelta por un parque y luego a patear por el muelle. 





Fotos: Boulverad Samdech Sothearos
Autora: Marta Leonor Vidal García

En general Camboya es un país totalmente seguro y sin criminalidad donde ni se te pasa por la cabeza la posibilidad de un robo, pero en Phnom Penh hay que tener un poco de precaución. Por la noche al salir la chica de recepción de la Royal Guesthouse me previene contra el riesgo de robos y tirones de noche y me insiste en que no me lleve la cámara réflex, que muchos huéspedes han  vuelto sin la cámara.

Después de dar unas cuantas vueltas sin que me convenciera la oferta gastronómica que iba encontrando y sin muchas ganas de seguir adentrándome en calles oscuras, volví a cenar al mismo restaurante del hotel. El "fish amok" estaba mucho más picante que el que había probado en Siem Reap pero estaba bueno.

Y al día siguiente empezaba mi ruta hacia el sur de Camboya.


Anteriores entradas: Un viaje más allá de Angkor; Llegada a Siem Reap bajo el diluvio; Los templos de Angkor: consejos; los templos Roluos; Banteay Srei y Pre Rup; Banteay Samre y Mebon Oriental; Ta Som, Neak Pean y Preah Khan; Prasat Kravan, Srah Srang y Banteay Kdei; Ta Prohm, Ta Keo, Chau Say Tevoda y Thommanon; Bayon; Baphuon, Terraza de los Elefantes, Terraza del Rey Leproso, Palacio Real, Phimeanakas, Preah Pithu, Puerta Sur; Angkor Wat; Beng Mealea, el templo invadido por la jungla; Battambang; Pursat: la aldea flotante de Kampong Luong; Pursat: el último tren de bambú. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada